10 lugares fascinantes que ver en tu viaje a Marruecos

Descubre Marruecos y sus ciudades con laberínticas medinas en las que perderse, desiertos de grandes dunas para pasar la noche rodeado de estrellas, paisajes áridos de cordilleras y gargantas y pueblos de pescadores bañados por el Océano Atlántico.

Sin duda, un país que no te dejará indiferente. Sus contrastes y su cultura no pasan nunca desapercibida y es por ello que te mostramos nuestros diez lugares más imprescindibles en tu visita al país.

¿Quieres conocerlos?

1. CASABLANCA

Casablanca la ciudad más poblada de Marruecos, está considerada el centro económico y comercial de todo el país. Con un total de 4 millones de habitantes, Casablanca es, ante todo, una ciudad de contrastes. El escenario en el que confluyen algunas de las principales tendencias de moda, arquitectura y arte de todo el mundo.

Casablanca es la única ciudad de todo Marruecos que permite el acceso a las mezquitas a personas no musulmanas. Por ello, una de las visitas obligadas que tienes que hacer en la ciudad es la de la Gran Mezquita de Hassan II. El que es considerado el segundo edificio religioso más grande del mundo tras la Meca.

2. MARRAKECH

Marrakech está catalogada como uno de los centros culturales más importantes de todo Marruecos. Es también capital turística y el primero de los destinos de los viajes a Marruecos.

Puedes perderte por su gran medina, pasear por su zoco o descubrir sus numerosos lugares y monumentos, siempre con el minarete de la mezquita Koutoubia como telón de fondo y la plaza Jemaa El Fna como centro neurálgico desde donde todo conecta.

3. FEZ

Fez es la primera de la ciudad imperiales de Marruecos, remontándose al siglo VII. Es también pionera en el culto musulmán y posee una de las universidades más antiguas del mundo. Recorrer sus laberínticas calles, perderse por sus maravillas arquitectónicas o comprar en sus zocos la convierten en una ciudad de imprescindible visita en tu viaje a Marruecos.

La ciudad de Fez queda divida en tres zonas diferenciadas: Fez el-Jdid, lugar que aglutina el Mellah; la Ciudad Nueva, donde se estilan los cafés parisinos nacidos en los tiempos de la colonización y, especialmente, la Medina Fez-el Bali, la zona más antigua de la ciudad rodeada de murallas que alcanzan hasta los 15 kilómetros de extensión.

Designada Patrimonio de la Unesco dada su condición como zona peatonal más grande del mundo, la Medina de Fez conforma una celosía urbana de 9.000 callejones que encierran cientos de aromas, sabores y colores.

Dos de los monumentos más importantes de Fez son: la gran Madraza Bou Inania, epicentro del estudio coránico, y Mezquita Karaoine, dotada de más de 320.000 obras y considerada como la más grande de Marruecos.

4. KSAR DE AIT BEN HADDOU

En la ciudad de Ouarzazate, la puerta al gran desierto del Sahara, se encuentra el Ksar de Ait Ben Haddou, uno de los lugares que ver en Marruecos más imprescindibles y que se encuentra en la Ruta de las Mil Kasbash.

Ksar de Ait Ben Haddou es un poblado fortificado de adoba que parece que esté detenido en el tiempo como una reliquia en medio de la nada. Aunque no se saben le fecha exacta de la construcción de estas fortificaciones, se cree que datan del siglo XI y que era asentamiento de una tribu bereber que construían estas características ciudades amuralladas, coronadas con torres defensivas y situadas en lugares cercanos a cauces y tierras aptas para el cultivo.

Como curiosidad es que esta fortificación ha servido en muchas ocasiones como set de rodaje en películas como La joya del Nilo, Sodoma y Gomorra, Gladiator y algunas escenas de la mítica Lawrence de Arabia. Esto y que fuera nombrada como patrimonio de la UNESCO en el año 1987 ha ayudado a que hoy en día luzca como una de las maravillas de Marruecos.

5. DESIERTO DEL SAHARA

Pasar la noche en una jaima bajo una noche estrellada en medio del desierto del Sahara, es una de las mejores excursiones desde Marrakech que puedes hacer. Esta actividad la podrás hacer en Zagora o en Merzouga, las dos puertas al desierto desde Marrakech.

6. CHAOUEN

Chaouen, Xauen o Chefchaouen, denominada popularmente como el ‘pueblo azul de Marruecos’ o ‘La perla del norte, situada a los pies de las montañas del Rif, está considerada como la ciudad más bonita de Marruecos.

Las gentes de Chaouen pintan las paredes y los suelos de las casas varias veces al año, e incluso pintan el suelo de las calles, cuyo objetivo es purificar, higienizar, aportar frescor y ahuyentar a los insectos, ha forjado la singularidad de la población.

La leyenda cuenta que cuando España era territorio musulmán, Mulay Alí ben Rachid se enamoró de Zhora, una muchacha de Vejer de la Frontera. Cuando los cristianos los expulsaron de la Península, emigraron a Marruecos y allí, para paliar la añoranza que su amada tenía de su pueblo, el emir construyó uno a su imagen y semejanza.

7. LA GARGANTA DE TODRA

Situadas en el lado este de las montañas del Alto Atlas de Marruecos, las gargantas del todra son reconocidas por ser uno de los cañones rocosos más espectaculares del mundo. Las paredes de las gargantas pueden alcanzar los 300 metros de altura, y hasta 30 metros de ancho. Un auténtico pasillo natural de rocas que se abre paso dentro de una cordillera de carácter mundial.

Este lugar es hoy un paraíso para los amantes de la escalada y del senderismo, y ha ganado mucha popularidad entre los que visitan Marruecos.

8. VOLUBILIS

Volúbilis es una antigua ciudad romana donde se encuentran los restos arqueológicos mejor conservados y más visitados de Marruecos, declarados como patrimonio de la humanidad por la Unesco. La región montañosa baja era ideal para el cultivo de olivos y cereales. La exportación de aceite de oliva y trigo a Roma, fueron fundamentales para la economía romana de África. Aun se pueden ver en las ruinas algunas prensas de aceite.

Destacan entre sus ruinas la Basílica y el Templo de Júpiter, las termas, el foro y sus magníficos mosaicos.

9. MEKNES

Meknes, o también llamada Mequinez, es una ciudad de Marruecos que toma su nombre de la tribu bereber que la fundó con el nombre de Meknassi. Meknes es la más modesta de las cuatro Ciudades Imperiales de Marruecos, algo que hace de ella un lugar diferente, mucho más tranquilo y relajado que Fez, Marrakech o Rabat.

Te recomendamos pasear por sus laberínticas calles de las medinas, visitar la Plaza el Hedim, la madraza Bou Inania, el mausoleo de Mulay Ismaíl, las madrazas o la Bab Mansour, la gran puerta de entrada a la medina.

10. TANGER

Tánger, una bulliciosa ciudad de unos 950.000 habitantes aproximadamente, situada en el extremo norte del país, que crece día a día con ritmo desenfrenado, conservando un carácter cosmopolita.

La historia de la ciudad de Tánger se remonta a la época en la que a esa zona geográfica llegaron los fenicios y al enclave lo bautizaron como Tingis, el nombre original de Tánger.

Tingis era el nombre de una diosa amante de Hércules, quien según la leyenda separó Europa de África abriendo el Estrecho de Gibraltar.

Como recomendaciones para visitar encontramos el antiguo barrio español, el puerto, la Kasba de Tánger (un antiguo recinto amurallado), el museo, la medina, entre otros.

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Abrir chat
Hola Viajero ¿Necesitas ayuda?